Infancia arrebatada

Por: Celia Cabrera Torres

Mi hija solía disfrutar de largas tardes soleadas en compañía de sus amigas jugando con sus ‘vecinitas’ en el jardín de mi casa, he estado pensando seriamente en terminar con estas tardes de juegos pues hechos desgarradores sobre raptos y asesinatos de niñas en nuestra región no han parado de ser noticia.

Imagen relacionada

El último de estos eventos es el rapto y asesinato con signos de tortura y abuso sexual a una niña de 7 años el pasado domingo. El rapto se dio mientras la menor jugaba frente a su casa y en presencia de sus vecinos, en el barrio Bosque Calderón Tejada en Bogotá, Colombia.

Esa misma noche el cuerpo inerte de la niña fue encontrado en un lujoso departamento del barrio Nueva Granada con signos de tortura y violencia sexual, el atacante se habría dirigido a un centro de salud con signos de sobredosis de cocaína y se trataría de un arquitecto de 38 años. [1]

Según un informe realizado a noviembre de este año por la ONG Save the Children, en Colombia, cada sesenta minutos dos niños llegan a centros de salud con la presunción de ser víctimas de abuso sexual, además, según este informe, cada día son asesinados en Colombia de dos a tres niños. [2]

En toda nuestra región los casos de raptos, desapariciones, violaciones y asesinatos a niños ha tenido una oleada en los últimos años, los motivos son varios, trata de personas, tráfico de órganos, reclutamiento de niños para crimen organizado, violencia intrafamiliar, violencia de género, entre otros.

La violencia hacia los niños y niñas se da tanto en el ámbito público como en el privado, los atacantes van desde agentes y funcionarios estatales, grupos paramilitares, crimen organizado, profesores, vecinos, allegados e incluso los propios familiares.

Lo más grave de esta problemática, recae en la falta de acción por parte de las autoridades y la impunidad ante los hechos, que se reflejan en la falta de datos y estadísticas sobre esta realidad.

Un estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños manifiesta que la falta de sistemas de información en América Latina y el Caribe sobre la magnitud de la violencia contra los niños, no contribuye al desarrollo de mejores intervenciones para su prevención y control. [3]

Con estos antecedentes llegamos a la conclusión de que nuestros hijos no están seguros en nuestra región, en nuestros países, en sus escuelas, ni siquiera en nuestros propios jardines y casas, es por eso que la psicosis se ha apoderado de los padres de familia y privamos a nuestros niños de actividades tan normales de su infancia, como el salir a jugar en las calles y parques de sus barrios.

¿Pero es esta la solución? Como siempre las víctimas son quienes tienen que auto defenderse, que cuidarse; son culpadas y re victimizadas por la justicia y los medios “la culpa es de los padres por dejarlos jugar, por no cuidarlos y vigilarlos bien”.

¿Es necesario que privemos a nuestros hijos de su actividad y curiosidad propia de la niñez? Lastimosamente así es, puesto que no encontramos las medidas de tutela por parte del Estado, porque la impunidad reina e impera la falta de decisión política, de políticas públicas y de una correcta aplicación de justicia contra los atacantes de lo más preciado e inocente que tiene la sociedad: los niños.

 

 

[1] app. El tiempo.com

[2] http://www.infobae.com

[3] http://www.unicef.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s