La seguridad en América del Norte ¿más allá del terrorismo?

political-map-of-north-amer

Autor: Gilberto Cornejo

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 (11-S) marcaron un parteaguas en las relaciones internacionales en general y en los estudios de seguridad en particular. No sólo se vulneró la seguridad de la nación indispensable sino que la sociedad internacional temía ahora ser víctima del nuevo enemigo a nivel internacional: el terrorismo de corte fundamentalista islámico. En lo que algunos estudiosos de la hegemonía han denominado como los últimos vestigios del hegemón benevolente, Estados Unidos (EEUU) securitizó la agenda de seguridad para hacer del combate al terrorismo la prioridad en el sistema mundo.

En este tenor, Canadá y México por su cercanía geográfica no pudieron permanecer indiferente ante los efectos del 11-S. Empero, en una preponderancia de la unilateralidad sobre la trilateralidad, el hegemón solitario decidió imponer el combate al terrorismo como prioridad para sus vecinos. La problemática subyace en que los vecinos del vecino enfrentaban (y continúan haciéndolo) problemas muy diferentes a los de EEUU. Por ello, es importante reconocer aquellos flagelos a la seguridad que afectan a los Estados de la región, amén de buscar métodos de resolución de los mismos para evitar se conviertan en amenazas a la seguridad nacional. Tal es el caso del combate al narcotráfico.

México y la lucha contra el narcotráfico.

La lucha contra el crimen organizado en México no es algo nuevo, si bien el narcotráfico es bastante reciente. Para Rosen y Zepeda (2015: 157) a partir de la ejecución del Plan Colombia los países de América Latina sufrieron del efecto globo, es decir, cuando el gobierno decide combatir la producción y tráfico de drogas de un país o región, las redes de cultivo, producción y tráfico de estupefacientes, éstas cambian a otra región contigua (Ibid).

En este sentido, el Informe de 2015 sobre el combate a las drogas de Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) considera que México ha dejado de ser un país de tránsito para convertirse en un país de consumo de estupefacientes, aunque toda proporción guardada con la enorme demanda que representa el mercado estadounidense.

Además, el combate frontal al narcotráfico no ha dado frutos en  México por dos razones. La primera de ellas: al darse la llamada “guerra contra el narco” el gobierno mexicano ha legitimado a un actor atípico de las relaciones internacionales: el crimen y la delincuencia organizada. Dicha cuestión, además de crear pánico en la población, ocasionó se cuestionara al Estado mexicano como un actor de poder y para algunos se convirtió en un factor de poder.

El segundo punto por el cual los niveles de violencia e inseguridad han aumentado a pesar del combate al crimen organizado es la cuestión de la estructura. La guerra contra el narcotráfico ha sido una guerra convencional, por lo que se ha buscado acabar con los cabecillas de los carteles. Sin embargo, estos últimos tienen una estructura en red, en lugar de piramidal como los gobiernos, por lo que en el momento cuando se acaba con un líder existen al menos tres personas con interés en llenar su poder. Por ello, México decidió buscar apoyo para resolver el problema con su vecino del norte.

Contra el crimen organizado: México-EUU.

En el periodo 2001-2006, Estados Unidos requirió el respaldo de sus dos vecinos para combatir al terrorismo […] Esto fue un momento de alivio y crecimiento para los grupos militares para los grupos mexicanos, que pudieron fortalecerse sin una presión importante estadounidense (Benítez, 2013: 215). Empero, cuando los efectos de las drogas y la migración afectaron al pueblo sobre la colina, éste decidió actuar.

Es por dicha razón que en 2007 George W. Bush y Viencete Fox firman la Iniciativa Mérida. A pesar de las buenas intenciones, la desconfianza entre ambos países por procesos históricos, amén de escandalosas declaraciones y situaciones entre ambos actores, generando fricción, como fue el caso del “Programa Rápido y Furioso”.

Para algunos autores como Rodríguez (2016:46) el uso de militares para labores de seguridad pública fue obra de EEUU, ocasionando no sólo una desprofecionalización de los defensores de la seguridad nacional sino un estado de exepcionalidad. A pesar de todo el apoyo financiero brindado por el vecino del norte la estrategia no ha sido exitosa. Por ello, algunos hablan de mejorar la vinculación México-Canadá.

¿Cooperación México-Canadá?

La relación bilateral México-Canadá es una llena de encuentros y desencuentros. Si bien las comunicaciones entre ambos países se remontan de tiempo atrás, tal pareciera que no es hasta 1993 con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)  y en 1994 con la entrada en vigor del mismo, que estos dos países reconocieron la existencia del otro.

Y aún así, la relación no ha sido tan cordial como se imagina. Ambos países anteponen su relación con EEUU antes que la propia. Cabe recordar que el país de la hoja de maple ya contaba con un tratado de libre comercio con el leviatan liberal antes de la firma del TLCAN, pero el temor de verse desplazado como uno de los principales socios económicos de EEUU lo llevaron en un primer momento a desestimar los beneficios de la firma de un tratado de libre comercio con México (bajo argumentos de que el retraso de dicho país a la larga acarrearía problemas a sus socios), y posteriormente uniéndose al tratado de 1993.

Posteriormente, la crisis de violencia causada por el crimen organizado marcó otro punto de tensión entre México y Canadá. Los sistemas migratorios canadienses descubrieron que gran parte de las solicitudes de asilo presentadas por mexicanos eran falsas, situación que orilló a éste país a solicitar visa para el ingreso de nuestros connacionales¹. Además, los estudiosos de dicho país concuerdan en que Canadá utilizó varias tácticas para lograr la negociación de los tratados de fronteras de inteligentes con EEUU por separado, es decir, excluyendo a México de su estrategia.

El cambio de administración del conservador Harper al liberal Trudeau parece marcar un reblandecimiento en la postura antimexicana que prevalecía en Canadá. Aún así, está por verse si se logra un estrechamiento de las relaciones, especialmente en 2017, cuando Trump asuma la presidencia de EEUU.

Consideraciones finales: más allá del terrorismo.

Indudablemente, parece que cuando se habla de América del Norte únicamente se habla únicamente de cuestiones geográficas y económicas pues, como proceso de integración se ha quedado corto frente a otros procesos similares como la Unión Europea (UE) y el Mercado Común del Sur (Mercosur). Sin embargo, México, EEUU y Canadá deberán de estrechar sus lazos de cooperación ya que la globalización no sólo ocasionó la desregulación y transnacionalización creciente del capital así como la interconexión del mundo a través de las tecnologías de la información y la comunicación, también permitió a las redes de delincuencia y crimen organizado conectarse, sin olvidar que se encontraron con fronteras porosas que facilitan sus operaciones.

En el caso del combate al crimen organizado, específicamente del narcotráfico, el triángulo norteamericano debe hacer una valoración correcta de sus implicaciones para evitar que una vulnerabilidad a su seguridad se torne en amenaza². Si se quieren resultados diferentes, es necesario que los tres socios cambien el enfoque militarista de la guerra contra el narcotráfico empezando a atender los problemas concernientes al desarrollo.

El desempleo, la normalización de la violencia, las dificultades para acceder a la educación, la precaria atención que se le da al consumo de estupefacientes como problema de salud pública, entre otros, son factores promotores del crimen organizado. Por ello, si se busca una América del Norte segura, es necesario primero conseguir su prosperidad y reducir las asimetrías entre sus miembros.

Por otra parte, es innegable la influencia de EEUU sobre sus vecinos, por lo que se vuelve indispensable (y más frente a la llegada de Trump a la presidencia) la conformación de una agenda bilateral entre México y Canadá: ambos tienen posturas afines sobre el multilateralismo, paz y seguridad internacionales, respeto a los derechos humanos, etcétera. Una coalición entre ambos países podría inclinar la balanza  de una unilateridad estadounidense a una trilateralidad creciente.

¹ Es importante señalar como desde el 1 de diciembre de este año se ha eliminado la visa para mexicanos al territorio canadiense, cumpliéndose así una de las promesas de campaña del Primer Ministro Justin Trudeau. No obstante, los mexicanos deben solicitar, vía internet, un permiso electrónico para viajar, con un costo de 7 dólares canadienses, amén de que el mismo puede tardar 72 horas en ser enviado.

² Es menester aclarar que en este trabajo se entiende como amenaza a la seguridad de un Estado todo fenómeno que ponga en entredicho la supervivencia del mismo. En este sentido, si bien los indicios de violencia son altos en México y existe cierto grado de debilidad institucional, no se ha llegado al punto en que los carteles de droga sean quienes controlan por completo al país, por lo que se considera al narcotráfico como un riesgo a la seguridad del Estado mexicano.

Fuentes de Consulta

Benítez Manaut, Raúl (2013). “México y la seguridad en América del Norte. Negociando con el Big Father en la era del terrorismo y el crimen organizado”, en Marcela Guerra Rodríguez (coord.), América del Norte: retos y oportunidades en el siglo XXI, Senado de la República/Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques

Rodríguez Rejas, Maria José (2016). “El miedo y la cultura de guerra: impactos de la norteamericanización de la seguridad en América Latina”, en Darío Salinas Figuereo (coord.), América Latina: nuevas relaciones hemisféricas y de integración, cialc-unam/ Universidad Iberoamericana.

Rosen, Jonathan Daniel, Roberto Zepeda Martínez (2015). “La guerra contra el narcotráfico en México: una guerra perdida”, en Revista reflexiones, núm. 94, vol.1.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s