La nueva incertidumbre “americana”

Apenas el empresario Donald Trump ganara las elecciones el pasado 08 de noviembre, y llegara al poder, se han generado múltiples controversias a nivel mundial. En seis semanas, aproximadamente las que lleva en el poder, ha alterado alrededor de 90 leyes que rompen con los esquemas de las administraciones anteriores. Parte de la población estadounidense que votó por él, ahora se encuentra en duda en cuanto a su voto; debido a los cambios en la política interna del país que se hicieron notar desde el primer día y la serie de decisiones ejecutivas, las cuales emitió desde la primera semana en el poder.

*Por Priscila Grace Escamilla y Dylan Peláez

Todo esto ha provocado que el breve tiempo como presidente de Donald Trump se encuentre en la mira de la población estadounidense y el resto de la sociedad internacional, que se mantienen expectantes de las nuevas decisiones del presidente, puesto que cada decisión que toma afecta al mundo entero, en todos los ámbitos posibles, pues estamos hablando de uno de los países más importantes del mundo, cuya presencia es de suma importancia a nivel internacional.

Hablamos entonces de repercusiones a escala económica, social, política y todos sus subconjuntos ya que muchos países dependen en cierta medida de las decisiones que tome Estados Unidos o en su defecto tienen relaciones estrechas con el mismo, que en todo caso preferirían que las mismas no se vieran mermadas por falta de disciplina y una mala disposición del cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos.

Además, se ha hecho notar el desacuerdo frente al veto migratorio que Trump anunció en contra de seis países de mayoría musulmana, dejando en claro que su gobierno está basado en la discriminación, la xenofobia y el racismo. Asimismo, se ha observado un aumento en la inmigración ilegal a Canadá en el último mes desde que Trump asumió la presidencia. Se dice que cuanto más Estados Unidos aleje a la gente, más lo sentirá Canadá.

Por otro lado, en el ámbito económico también se vislumbran cambios no del todo positivos, que buscan una economía cerrada y bastante centralista, evidenciado en las ya constantes amenazas a empresas de origen estadounidense que antes del gobierno de Trump buscaban alternativas de inversión fuera del territorio norteamericano, las cuales han tenido que reinterpretar y modificar sus agendas debido a las alzas en los aranceles y demás impuestos que hacían parte de las amenazas, todo en busca de una inversión más profunda en Estados Unidos que según el mandatario se ha visto mermada durante las ultimas décadas, pero sin tener en cuenta que parte de sus propuestas eran que dicha estrategia tan directa y muy de la negociación tradicional puede no solo romper relaciones valiosas con pequeñas y grandes economías que representan o podrían representar aliados significativos a la economía norteamericana sino generar enemigos a largo plazo.

_92493421_trumpmex2afp

Muchos de los estadounidenses que dieron su voto a Trump lo hicieron principalmente porque confiaban en que un empresario “exitoso” como él iba a poner la economía de Estados Unidos en alto y regresar la imagen que tenía Estados Unidos hace algunas décadas, tomando en cuenta que parte de sus propuestas era la regulación de la economía estadounidense generando mas empleos y reduciendo impuestos principalmente a las grandes empresas. Pero siendo realistas, bajar los impuestos y pasarles la responsabilidad a las empresas para la creación de mas y mejores empleos no es una fuente del todo funcional si tenemos en cuenta como funciona el mundo en la actualidad, la estructura económica ha evolucionado y aunque Estados Unidos represente un alto porcentaje en la misma, no es el único y todopoderoso involucrado.

Con base a todas las medidas que ha tomado durante su estancia en la casa blanca, la comunidad internacional se encuentra sumamente preocupada y con gran incertidumbre sobre lo que pasará durante el mandato de Trump y como nos veremos afectados en el futuro.

Por lo tanto, el nuevo equilibrio que se construye desde Estados Unidos afecta a todos los actores del sistema internacional que hace parte de las raíces de la estructura de este mundo globalizado, y que gracias a su estabilidad económica (que en los últimos años se ha puesto en cuestionamiento frente a nuevas posibles potencias o economías fuertes y a las fluctuaciones en tanto a la capacidad de el país) ha mantenido cierto status quo relevante en las relaciones interestatales del nuevo siglo.

Donald Trump tiene en las manos una responsabilidad de categorías abismales frente a la cual parece que le ha dado la mínima importancia adoptando posturas del siglo pasado y que están fracturando en su totalidad a uno de los estados más sólidos en la historia a causa de lo que algunos llamarían “caprichos de conservador”.

Y por supuesto, lo más lamentable de todo es que ha quedado evidenciado que valores xenófobos, racistas y antiinmigrantes siguen presentes en la mitad de la población estadounidense y que a fin de cuentas fue decisión de los mismos que este presidente los dirigiera, y con esto, han logrado descomponer el tejido social de tal manera que su recomposición costará mucho tiempo y esfuerzo a las generaciones venideras. Aunque, también la otra mitad de la población estadounidense se ha mostrado en desacuerdo con el mandatario y esto lo han hecho notar con grandes cantidades de manifestaciones en contra de sus políticas, reiterando también la gran falta de apoyo hacia el mismo.

1458467581-01912957530300

Adicionalmente, Donald Trump aún sopesa la idea de que la construcción definitiva del muro que separará México de Estados Unidos, iniciada desde el gobierno del presidente G Bush, pondrá fin a numerosos problemas en los Estados Unidos (Según el mismo debido a la alta tasa de inmigrantes que ingresan al territorio estadounidense, los cuales han desmoronado la estabilidad nacional). Pero lo que no sabe es que esto hará que haya una enorme separación entre EE. UU y Latinoamérica, difcultando así lazos de cooperación entre ellos.

En definitiva, más que beneficiar a su país, Donald Trump está causando el efecto contrario, fomentando y alentando una fracturación y exclusión muy grande de EE. UU para con el resto del mundo, como también un desprecio de la comunidad internacional no solo hacia el mandatario sino también hacia el mismo pueblo estadounidense. Todas las decisiones y medidas que tome con base a sus ideologías afectarán ahora y en un futuro y tendrán un costo político, social y económico muy fuerte que a largo plazo serán muy complicados de reparar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s