El odio disfrazado de fobia.

La discriminación hacia las personas GLBTI se ha manifestado en las distintas culturas y épocas de muchas maneras, tratándolos como enfermos, negando sus derechos civiles y políticos, utilizando métodos inhumanos para su “corrección”, tachándolos de “pecadores”, entre otras.

*Por Celia Cabrera Torres

Así, entre otras formas de discriminación que pocas veces es visibilizada, está el hecho de considerar y mostrar a la orientación sexual de las personas como algo que causa miedo, temor y rechazo y aún peor que este miedo es justificado al considerar a quienes repudian a los homo, lesbo, bi o trans sexuales como una “fobia”.

Aunque actualmente se ha naturalizado el uso de la palabra fobia de forma homónima al rechazo, originalmente y en su concepto más puro una fobia proviene etimológica y psicológicamente hablando del miedo o aberración provocada por este sentimiento de temor. Para estar en presencia de un cuadro fóbico, según su definición, se debe sentir un temor irracional compulsivo que generalmente se origina tras una situación traumática.

Ahora bien, el rechazo, aberración y discriminación a personas GLBTI se produce no por miedo o temor, sino más bien por odio, un odio irracional e injustificado. Las personas que sufren de alguna fobia están conscientes de que esta es irracional, no así los “homofóbicos” que justifican su odio a través de su religión, cultura u otra excusa.

Los fóbicos, al estar conscientes de su fobia, y de que la misma es irracional, tienden a ocultar que la padecen. Por el contrario, las personas “homofóbicas” tienden a sentirse orgullosas de serlo, pues sienten que ellos son “normales” y la homosexualidad es una enfermedad. Es así que los homofóbicos reconocen su “fobia” orgullosa y abiertamente.

Mientras que las personas que sufren de algún tipo de fobia luchan por mantenerse alejadas de la situación u objeto que la provoca, los “homofóbicos” muchas veces buscan sea de manera pública o privada ofender y atacar a personas GLBTI.

shutterstock_279542045.jpg

Fuente: Shutterstock

 

Con estas observaciones podemos determinar claramente las diferencias entre odio y fobia, entre temor y discriminación. Lastimosamente la propia sociedad a través de la cultura, educación, religión y lenguaje, acepta actos y hasta delitos de odio a través de victimizar y justificar miedos que no tienen ningún fundamento racional, fisiológico o psicológico.

La palabra “homofobia” ha ido naturalizándose hasta ser considerada incluso en diccionarios como el rechazo hacia la homosexualidad pero debemos luchar por destruir esta concepción. No se puede permitir que este y otros términos sean aceptados como simples expresiones coloquiales y comunes cuando lo que en realidad trae la “homo, lesbo, bi o trans fobia” va más allá de una simple palabra o expresión. La “homo, lesbo, bi, o trans fobia” hiere, humilla, causa daños emocionales, psicológicos y físicos. La fobia produce miedo no odio. La homofobia no existe, el odio es el que mata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s